Es una página para "ver"
los átomos con corazón.




Pequeñas historias para comprender mejor la vida de los elementos

Esta historia comienza cuando un solitario átomo de Cromo, asomado a su ventana,
en una de esas tardes frías y lluviosas típicas en el otoño de Zilina, se cuestiona y reflexiona sobre su existencia, dudas que nunca tuvo ahora le surgen, las lágrimas de sus ojos resbalan por su brillante gris acerado.
Él, aparentemente inmutado pero con gran sentimiento de culpabilidad, siente la impotencia de no poder hacer nada frente al deterioro de sus compañeros, y es él , con sus propias
lágrimas, humedad que está acabando con ellos, con los indefensos átomos de Fe que están terminando sus días.

- se te olvidó !
- no se me olvidó ,nada ! contestó el átomo de cromo
- estuvimos juntos!! allí en aquellas mínas del sur de Kazajistán, esos fríos inviernos, pero no solitarios, en familia y protegidos, Sí !! entonces nuestros amigos los oxígenos eramos, como una familia ... y tú, ¿te acuerdas? siempre con nosotros, siempre unidos, siempre!! como hermanos ! - comentaba el átomo de Fe pensando en aquella molécula de FeCr2O4, tan abundante en aquel lunático lugar.
- ....